lunes, noviembre 10, 2008

GURU NANAK DEV JI

Guru Nanak Dev Ji(1469-1539)
Prakash JUEVES 13 DE NOVIEMBRE 2008
Gurú Nanak Dev (en idioma panyabí: ਗੁਰੂ ਨਾਨਕ ਦੇਵ, Gurū Nānak Dēv), fue el fundador del sikhismo y el primero de los diez gurús sikh. No sólo es reverenciado por los sikhs, sino también por los hindúes y los musulmanes en Panyab y por todo el subcontinente indio. Nació el 15 de abril de 1469 y falleció el 7 de mayo de 1539.

Leyendas de la vida de Gurú Nanak
Las hazañas de la vida de Nanak están escritas en unos libros conocidos como Janamsakhis. Se debe tener en cuenta que los Janamsakhis fueron escritos todos después de la muerte de Nanak, por lo que dan detalles diferentes e incluso contradictorios sobre la vida de dicho personaje.
Bhai Gurdas también escribió sobre la vida de Nanak en sus vārs, si bien estos también fueron redactados mucho después de la muerte del Gurú, y no poseen una fiabilidad exacta. Los sijs, no obstante, tienden de creer más en la versión de Bhai Gurdas debido al prestigio de este, conocido por merecer, según el sijismo, una confianza ciega en su honestidad.

Hagiografía

En los Janam Sākhīs se cuenta también con detalle el nacimiento de Nanak. Según una leyenda escrita después de la muerte de Nanak, el astrólogo que escribió su horóscopo ya había predicho que sería venerado no sólo por hindúes, sino también por musulmanes.
Nanak nació en el pueblo de Rāi Bhōi dī Talvaṇḍī, hoy en día conocido como el Nankana Sahib, cerca de Lahore (en el actual Pakistán). Su padre, Mehta Kalu, era un patwari, es decir, contable del Gobierno. Concretamente, trabajaba para el propietario musulmán del pueblo, Rai Bullar. Él y su esposa, Tripta Devi, tuvieron a Nanak y a su hermana mayor, conocida por los sikhs como Nanaki. Los progenitores de Nanak Mehta eran hindúes khatri del clan Bedi.
La leyenda cuenta que, a los cinco años, Nanak comienza a hablar sobre temas espirituales. A los 7 años su padre lo envió a la escuela local, pero él la abandonó pronto, para comenzar con clases privadas y de meditación.
De joven, Nanak estaba fascinado por la religión y su deseo de explorar los misterios de la vida le llevaron a abandonar su casa. Fue durante ese tiempo cuando, según se dice, Nanak se encontró con Kabir, un santo del momento venerado por gente de diferentes religiones.
Nanak se retiró tras aquello al bosque y solamente habló con los miembros de grupos religiosos que iban allí frecuentemente, siendo algunos de los cuales eruditos de la literatura religiosa hindú del momento, que recorrían casi toda la Índia antigua conociendo a los diferentes profesores religiosos famosos y contando las últimas enseñanzas de estos.

Conversión

En la tradición sij consta que cuando Nanak tenía treinta años (según algunos libros veintiocho) desapareció misteriosamente. Algunos suponían que se había ahogado en el río Kali Bein después de uno de sus habituales baños de mañana. No obtante, Nanak reapareció tres días después, repitiendo constantemente la frase de «Nā kō hindū nā kō musalmān» (‘no hay hindú, no hay musulmán’).

Viajes Misioneros
A partir de ese momento, Nanak empezó a expandir nuevas enseñanzas que abogaban por el fin del islamismo y el hinduismo para ser creada una nueva religión: lo que fue el principio del sijismo. Aunque la trayectoria exacta de sus itinerarios se dispute, es reconocido por haber hecho cuatro viajes importantes, atravesando miles de kilómetros.
Su primer viaje fue hacia el noreste, atravesando Bengala y Assam.
El segundo viaje fue hacia el sur, llegando hasta Sri Lanka pasando por Tamil Nadú. El tercer viaje fue al norte, hasta Cachemira, Ladakh y Tíbet. Por último, el último viaje fue hacia el oeste, llegando a Bagdad y La Meca.

Vida familiar
Nanak se casó con Sulakhni, hija de Mul Chand Chon, un comerciante de arroz del pueblo de Batala, con quien tuvo dos hijos. El mayor, Sri Chand era un ascético y llego a tener un considerable número de seguidores, conocidos como los Udasis. El hijo pequeño, Lakshmi Das vivió por contrario una vida normal y corriente. Para Nanak, quién creía en el ideal de rāj maim jōg (la separación en la vida cívica), sus dos hijos eran totalmente incapaces de ser gurús.

Los tres pilares del sikhismo

Fue en Sultanpur donde Nanak Dev formalizaría los tres importantes pilares del sikhismo:
Practicar directamente la meditación divina (el simran) y cantar el nombre de Dios (el naam japna).
Ser amo de casa (es decir, no vivir al margen del mundo, como los sacerdotes y los ermitaños hindúes) y practicar el denimado kirat karni, que consiste en ganar dinero honestamente, estar bien mental y físicamente y aceptar las bendiciones y regalos de Dios.
Compartir el dinero dentro de la comunidad a través del consumo colectivo (denominado wand kay shako). Narran los libros que tratan sobre él que durante una de sus aventuras, Nanak llegó a Eminabad, un pueblo donde debía pasar la noche. En el pueblo residían dos hombres, siendo uno comerciante de profesión y muy rico y el otro, un campesino muy pobre. Nanak decidió pasar la noche en la casa del campesino porque disfrutaba de su comida simple y encantadora. Tanto se asombró Gurú Nanak del recibimiento y del cariño del campesino que decidió quedarse un par de días más.
El hombre rico quería enseñar su potencial económico y decidió invitar a todo el pueblo para una cena. Nanak también estaba invitado, pero se negó a ir. El hombre rico le preguntó: "Oh, Nanak, ¿por qué no deseas venir a mi cena? ¿No soy yo igual que un granjero pobre?
Entonces Nanak fue, prácticamente obligado por las circunstancias, a ir a la cena, pero llevó consigo un trozo de comida de la casa del campesino pobre. Antes de que nadie empezara a comer, Nanak se levantó y actuó de un modo que llamó la atención a todo el mundo: en una mano tomó un trozo de la comida del campesino pobre y en la otra mano un trozo de la comida del hombre rico. De repente apretó los dos trozos de comida y se vio que de la comida del pobre salían gotas de leche y de la comida del rico salían gotas de sangre. Todos los asistentes estaban asombrados.
El rico se enfadó con Nanak y le preguntó cuál era el objeto de ese truco de magia. Nanak le explicó que la comida del pobre era limpia: el pobre trabajaba honestamente para obtener sus ganancias. En cambio la comida del rico no era limpia porque sus ganancias no eran gracias al trabajo honesto, que la manera en que trataba a sus empleados no era justa y que les exprimía la sangre. El hombre rico quedó anodadado con esa respuesta, y presuntamente le prometió a Nanak que nunca más iba a maltratar a sus trabajadores y que desde ese momento trabajaría honestamente con sus propias manos.

Otras creencias y contribuciones

Nanak Dev fue ya en su momento venerado por los hindúes y los musulmanes. No obstante, en aquel tiempo alguna de sus creencias no eran demasiado populares. Hoy todos los sikhs las aceptan como propias.

Igualdad entre los humanos

Cuando en prácticamente todo el mundo existía como algo normal la esclavitud y la discriminación (ya fuera machista, racial o entre castas), Gurú Nanak predicó en contra de ellas con frases como las siguientes:
«Mirad a la fraternidad de toda la humanidad como el orden más alto designado por los yoguis; conquistad vuestra mente y conquistad el mundo».
«Un mismo conocimiento entre todos seres creados».
«El que reconoce un solo Dios entre todos los seres humanos nunca habla de ego».
Nanak pedía a sus seguidores que conquistaran su mente contra la práctica del mal, ya que, según Nanak, todos los seres humanos tienen la luz de Dios y, sólo dominando el orgullo de uno se puede ver esta luz en todos.

La igualdad de mujeres y hombres

En 1499, cuando el mundo entero no ofrecía ningún respeto hacia la mujer, Gurú Nanak elevó la posición de la mujer distribuyendo este mensaje: «De la mujer nace el hombre; dentro de la mujer, el hombre es concebido; con ella el hombre se compromete y se casa; La mujer se hace su amiga; a través de la mujer, las futura generaciones nacen; Cuando su mujer se muere, el busca a otra; a la mujer él es atado. Pues para que llamarla mala, de ella nacen reyes. De la mujer, nacen mujeres; sin la mujer no habría nadie. Sólo el Dios verdadero no tiene mujer» (pág. 473).
El mensaje universal para todos los seres humanos. Todos los líderes religiosos de ese tiempo tenían la costumbre de dirigirse sólo a aquellos que seguían su religión. En cambio Gurú Nanak rompió esta tradición y se dirigía a todos los seres humanos:
«Cuando un musulmán es misericordioso con todos seres, sólo entonces puede ser llamado musulmán» (pág. 141).
«Oh, Nanak, sin el nombre verdadero [de Dios], ¿qué uso tiene la marca en la frente de los hindúes, o su cordón sagrado?» (pág. 467).
«Tomar lo que le pertenece a otro es como para un musulmán comer puerco, o para un hindú comer vaca» (pág. 141).

Los cuatro viajes
Gurú Nanak hizo cuatro grandes viajes, atravesando toda la India, la región arábica y Persia, incluyendo visitas a La Meca y Bagdad.
Daba todos sus discursos enfrente de hindúes, jainistas, budistas, parsis y musulmanes, lo cual era nuevo en aquellos tiempos. Solía dar sus discursos en templos, en mezquitas o en otros lugares considerados sagrados en alguna de las religiones del momento.
Sin importar dónde iba, Gurú Nanak siempre hablaba en contra de los rituales religiosos que según él no contenían nada, como las peregrinaciones, el sistema de castas, el asesinato de viudas (sati) durante el funeral de sus maridos y de la dependencia en libros para aprender sobre la verdadera religión. Estos fueron fundamentalmente los principios que fueron a definir sus enseñanzas generales. Gurú nunca dijo directamente que le siguieran a él desde el punto de vista religioso; al contrario, convenía a los musulmanes a que fueran buenos y verdaderos musulmanes y a los hindúes a que fueran buenos y verdaderos hindúes.

El pueblo de Kartapur

Después de su último viaje, Gurú Nanak le pidió a un seguidor rico que le donara una gran área de tierra en las orillas del río Ravi (en Panyab). Allí construyó un pueblo llamado Kartapur, donde enseñó ininterrumpidamente durante quince años. Seguidores sikhs de toda la India se mudaron a Kartapur para poder oír, cantar y estar con Nanak.
Durante este tiempo, aunque todos sus seguidores eran hindúes, musulmanes o de sus respectivas religiones, estos comenzaros a conocerse como los discípulos del gurú o como sikhs. Es desde este momento que sus seguidores le llamaban a Nanak gurú (en la lengua autóctona, maestro).
Fue allí, en Kartarpur, donde Nanak implantó el concepto de la comida común, en la que el rico y el pobre, el musulman y el hindú, el de la casta alta y el de la casta baja, se sentaran juntos y comieran juntos, trabajando fraternalmente juntos y formando el pueblo al completo.
Fue en estos tiempos cuando se unieron a Nanak muchísimos líderes, sabios y eruditos de las regiones índias. Entre ellos se encontraba Lehna, conocido posteriormente como Gurú Angad Dev. Angad Dev y Nanak predicaron juntos desde entonces.
Uno de los últimos rezos de Nanak (aún hoy vigente para los sikhs) es el de que cualquier [[persona], siendo como fuere en religión o casta, pueda ir a cualquier gurdwara (nombre con el que se designan lugares de acogidas sikhs) del mundo para disfrutar de una comida caliente.







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Para comunicarte directamente con

Bhai Haribhajan Singh Khalsa
Fundador de Sikh Dharma Bhaibandi

escríbele a : bhaiji@bhaiji.info

MEDICOS SIKH

MEDICOS SIKH
COMUNIDAD SIKH EN ESPAÑOL

NACION-KHALSA-NATION